COLIBRIRADIO

EMISORA COLIBRI RADIO
Una estación comunitaria al servicio de la localidad de Puente Aranda,Bogotá y el Mundo
Servicio nacional

En esta Semana Santa no compre animales silvestres

 Comienza Semana Santa y con ella también el tráfico ilegal de especies silvestres, que es considerado en todo el mundo como una de las principales causas de disminución de las poblaciones naturales.

En Colombia, pese a la estricta legislación y a las medidas adoptadas para garantizar la protección y fomentar el uso sostenible de la fauna silvestre, el volumen del tráfico sigue siendo de grandes dimensiones. En este contexto, la Gobernación de Cundinamarca solicita a los turistas que visitan los diferentes municipios del departamento abstenerse de realizar prácticas de compra de animales silvestres en vías y plazas de mercado, principalmente loros, guacamayos, pájaros, iguanas, culebras, micos y armadillos, que luego pretenden ser utilizados como animales de compañía o mascotas. Las personas que tengan contacto durante un periodo de tiempo muy prolongado con estos animales pueden ser portadoras pasivas o activas de una infección o de un parásito, a su vez el animal puede contraer enfermedades que tenga el humano. Cuando se adquiere un animal, por su traslado desde su hábitat natural, es víctima de maltratos, hacinamiento, desnutrición y estrés, ocasionado especialmente por la forma de ser trasportados. Según la Secretaría del Ambiente de Cundinamarca, de lo que se trata es de que estos animales no sean trasladados de su hábitat natural, pues su fraudulento comercio hace que se pierda su importancia en el desarrollo ecosistémico y cultural de zonas boscosas y áreas rurales, poniendo en amenaza la estabilidad de las poblaciones de fauna silvestre, ya que por su fragilidad y alteraciones mínimas de los hábitats puede conllevar a su posterior desaparición. La invitación a la ciudadanía es a tomar conciencia de que los animales no son objetos comerciales, sino que estos cumplen funciones dentro de la naturaleza y extraerlos genera desequilibrios ambientales, algunas veces poniendo en peligro su conservación o la de otras especies, por lo que es importante no solo no tener estos animales, sino denunciar ante la autoridad competente a las personas que incurran en este tipo de delitos.